Páginas vistas en total

jueves, 27 de mayo de 2010

HOMENAJE A MANUEL NEVADO MADRID

                                                        Pincha sobre la foto para ver más


Al final, todos somos profetas en nuestra tierra...
Espiel, rindió el pasado martes 25 un sentido homenaje a Manuel Nevado Madrid coincidiendo con el vigésimo aniversario de su muerte. El que fuera figura clave del sindicalismo de la transición,fundador de la Federación Estatal Minera en 1978, y luego Secretario General, estuvo arropado en el recuerdo por familiares, espeleños, con su alcalde a la cabeza, y compañeros relevantes de CCOO, entre ellos se encontraban el secretario general de la Federación de Industria de CC.OO., Juan Carlos Álvarez Liébana, y su homólogo de Asturias, Antonio Pino.
Coincidiendo con el acto, se presentó la publicación del VI Concurso de microrelatos mineros que lleva su nombre y que organiza la Fundación Muñiz Zapico.

A continuación reproducimos artículos publicados en la Voz de Asturias y en la Nueva España con motivo de esta triste celebración para que tengáis conciencia de quien fue este insigne espeleño

El niño de Espiel que inventó el sindicalismo


Hoy se cumplen veinte años de la muerte de Manuel Nevado Madrid, histórico dirigente de Comisiones Obreras El recuerdo de su labor al frente del sindicato y su apoyo a la lucha de los mineros aún sigue vigente.


23/05/2010 AITANA CASTAÑO

Un grupo de jóvenes desborda el banco de la plaza. Ríen, o discuten, con intensidad ajenos a un nombre escrito sobre una placa en la pared que está a su espalda. Manuel Nevado Madrid, reza el distintivo. El, que era natural de la localidad cordobesa de Espiel y se crió en San Martín del Rey Aurelio, es ahora el denominador de una plaza en Ciañu, muy cerca del pozo María Luisa donde comenzó a trabajar como ayudante de barrenista. Nevado Madrid también da nombre a un concurso de microrrelatos sobre la mina, la gran pasión por la que este sindicalista de CCOO tozudo, firme, alegre, inteligente y carismático vivió la mayoría de sus escasos 49 años, hasta el 23 de mayo de 1990, hace exactamente veinte años. Nevado falleció "con las botas puestas" víctima de un cáncer. Su capilla ardiente en Oviedo y el funeral que se celebró en Sotrondio fueron multitudinarios. Le despidieron miles de personas, 153 coronas, cientos de telegramas de todo el mundo, la bandera roja de Comisiones Obreras y el canto de La Internacional. El recuerdo de su labor al frente del sindicato y de su apoyo a la lucha de los mineros aún sigue vigente.
La Fundación Muñiz Zapico de CCOO es la entidad que más ha trabajado porque el nombre de Nevado Madrid se mantenga presente en el día a día, tanto en Asturias como en su Córdoba natal. La entidad, responsable del certamen literario que lleva el nombre del sindicalista, presentará, el 25 de mayo en el salón de actos de la Casa de Cultura de Espiel, los cuentos ganadores de la última edición del Concurso de Microrrelatos Mineros. El evento también servirá para hacer memoria sobre su persona, dos décadas después.
Manuel Nevado Madrid nació en Espiel el 4 de noviembre de 1940, en la familia de Los Chaparros. Como tantos otros vecinos de esta zona de Córdoba emigró a Asturias en los años 50 en busca de trabajo. Comenzó de panadero y camionero hasta que entró en la mina. El pozo María Luisa de Ciañu fue el principio de muchas cosas para Nevado. En la explotación langreana, y como ayudante barrenista, se convirtió en un referente de la lucha antifranquista. Con 24 años ingresó en el PCE, siendo miembro del Comité Central del PCA hasta 1987 y candidato al Senado. Más tarde llegarían los inicios en Comisiones Obreras. Sus posturas políticas y sindicales le hicieron vivir, en carne propia, la represión y la cárcel. 




Como constituyente del sindicato CCOO, creó la Federación Estatal Minera en 1978, entidad de la que fue Secretario General. Fue un inventor del sindicalismo libre. Nevado "pateó una a una las minas de España", apuntan en la Fundación Muñiz Zapico, y formó parte de la Organización Internacional de Mineros. Los que trabajaron con él, como Angel Enrique Fernández González, responsable del gabinete técnico de la Federación Minera de CCOO, afirman que era "toda una personalidad que aunaba sencillez y modestia, muy directo en el trato, con aficiones y costumbres tan normales que parecía imposible muchas veces que de forma paralela guardase unas convicciones políticas y sindicales tan definidas y sin ningún tipo de doblez". "Nevado Madrid consagró toda su vida a la defensa de la clase trabajadora, no solo de Asturias, sino a la de todo nuestro país. Conjugaba voluntad y tozudez, y si no se atendían sus razones y las del sindicato que lideraba, llenaba las cuencas mineras de octavillas. Y en innumerables ocasiones ganaba la partida a base de octavillas", explica, en un texto de recuerdo, Fernández González.
Manuel Nevado también tenía una definición para si mismo: "Soy un minero, sindicalista asturiano adoptivo que me siento en Asturias mejor que en ningún sitio", tal y como apuntó en la última entrevista que le realizaron para la revista El Sindicato , poco antes de fallecer. El cuestionario, de preguntas y respuestas cortas, deja entrever la calidad humana del sindicalista y también que sus ideas, pese a los veinte años de cambios que ha vivido su país, son tan vigentes como su memoria. El periodista pregunta; y él responde lacónico, lúcido:
-- Qué es para usted la felicidad?
--El mejor sentimiento del ser humano.
-- Cuál es su gran descubrimiento?
--El ser humano sin los demás es débil y desvalido.
-- Dejaría todo por algo?
--Por la vida y la justicia.
-- De qué hecho relevante le gustaría ser protagonista?
--Del acuerdo de desarme total.
-- Cuál es su utopía?
--Una sociedad capitalista igualitaria y justa como la socialista.
-- Con qué color pintaría el futuro del mundo?
--Con el color de la paz, la ecología y el amor, para ser plenamente felices.
                                                               (Fuente: La Voz de Asturias 25/05/2010)


Manuel Nevado Madrid, a los 20 años de su muerte

Para quienes el 23 de mayo de 1990 no estábamos en la edad de trabajar, no teníamos ni idea de la que se nos caía encima con aquello del muro de Berlín y lo de Franco y los mineros nos sonaba a batallitas del abuelo, nunca podremos agradecer lo suficiente lo que en este país luchó toda una generación de trabajadores y trabajadoras por conquistar espacios de libertad, democracia y derechos laborales.

Personas, silenciadas en la crónica oficial, que sin embargo, a través de las organizaciones de clase, fueron el auténtico motor de cambio. Y que, en el ámbito de la minería, nadie representa mejor que Manuel Nevado Madrid.

Nacido en 1940, en el seno de una familia campesina de Espiel (Córdoba), dedicó toda su vida a la militancia activa en la defensa de los derechos políticos y sociales de los más humildes. Como tantos otros, emigró a nuestra tierra en los años cincuenta en busca de trabajo. Pronto, consciente de que los trabajadores/as para tener empleos y condiciones de vida más dignas, deben de organizarse, entró en plena clandestinidad en el PCE y en el incipiente movimiento político y social del que surgiría el primer sindicato de este país, las Comisiones Obreras. En él sería secretario general de la Federación Estatal de 
Minería, desde su constitución en 1978 hasta su prematura muerte, por un cáncer. Enfermedad, que según cuentan quienes le conocieron, no lograría robarle su imagen de hombre firme, vital, de espíritu rebelde, de gran carisma y no menor humor.





Autodidacta y gran aficionado a la lectura, destacan de él su profunda honestidad. Líder indiscutible de las luchas mineras en los años setenta y ochenta, moriría con la categoría de ayudante de barrenista en el Pozu María Luisa de Ciañu.

Ejerció un sindicalismo pegado a la realidad de los tajos, «no había conflicto en el que no estuviese Nevado dando la cara», lo que le granjeó el respeto no sólo de sus compañeros sino también de sus oponentes. Un modelo sindical claro en el discurso, firme en el fondo, con alternativas, reflexivo y valiente, que los que venimos detrás debemos recoger, para dar respuesta a los ataques que estamos sufriendo la clase trabajadora. Más, en estos tiempos, de crisis económica internacional, recorte de derechos laborales y sociales del Gobierno y pelea por «unes comarques pa vivir y trabayar».

El 25 de mayo en Espiel, con motivo de este 20º aniversario, Comisiones Obreras de Asturias, a través de su Fundación Juan Muñiz Zapico, organiza en colaboración con otras entidades, un merecido homenaje. Al que nos sumamos, y aunque no podamos estar de presencia, seguro que miles de amigos/as, compañeros/as y camaradas, estaremos de corazón. Con el recuerdo de su ejemplo de lucha, para los retos del presente, por los derechos de los trabajadores/as, por la libertad y por el Socialismo.

Que los guajes de hace veinte años y los guajes de hoy, que todo el mundo conozca, quién era Manuel Nevado: tal como se dijo en el cementerio de L´Entregu, un día como hoy «la Historia del Movimiento Obrero en este país habrá de respetar, por los siglos de los siglos, la nobleza de este andaluz de coraje y fortaleza, un líder vertebral y un minero sin llanto».
JOSÉ MANUEL ZAPICO GARCÍA SECRETARIO GENERAL DE CC OO DEL NALÓN
                                                                                                                 (Fuente: La Nueva España)






viernes, 7 de mayo de 2010

CRUCES DE MAYO

Ahí os dejo unas fotos de las cruces que nos han enviado Cesar Pozo y Vanesa Alcalde. Están todas las cruces que se han hecho este año menos la de la cooperativa. Si alguien las tiene y quiere que la sumemos a esta puede mandarla a cij@aytoespiel.com